NUEVAS ACCIONES EN CLORINDA PARA PREVENIR LA LEISHMANIASIS VISCERAL

Con el siempre firme propósito de evitar las enfermedades transmitidas por vectores, el ministerio de Desarrollo Humano provincial continúa fortaleciendo las actividades sanitarias en distintos puntos de la provincia para prevenir la presencia de los agentes que actúan como transmisores, y al mismo tiempo para reforzar la detección temprana y el tratamiento oportuno en cada caso.

Para dar cumplimiento a dicho objetivo, se están desarrollando numerosas tareas preventivas, informativas y de concientización en varios puntos geográficos del interior provincial, las cuales son concretadas desde el Departamento de Control de Vectores y Zoonosis dependiente de la cartera de salud, e implementada de manera mancomunada con los equipos de los efectores sanitarios locales.

Jornada sanitaria

Los barrios San Vicente, Itatí y Centro de la localidad de Clorinda fueron destinatarios en esta oportunidad de un amplio operativo sanitario realizado por brigadistas especializados en el control de la leishmaniasis.

Como parte del trabajo fueron concretadas visitas casa por casa de los barrios anteriormente mencionados, fomentando en los vecinos el cumplimiento de las medidas para prevenir la enfermedad, instándolos a informarse sobre los síntomas y estar atentos para detectarlo en sus perros.

Según lo indicaron los coordinadores del operativo “los operadores recorrieron para extraer sangre a los caninos para el análisis, muestreo y detección de la enfermedad en caso de existir”.

Todo fue llevado a cabo en el marco de un extenso accionar que contó con el trabajo de médicos, veterinarios, agentes sanitarios, y otros profesionales de salud.

Prevención

Erradicar el flebótomo (torito, plumilla o carachai que mide entre 2 y 4 mm.) y que actúa como vector es la medida preventiva primordial, lo cual debe hacerse en los hogares para evitar así que los perros se infecten. También detectar tempranamente los síntomas que en el perro pueden hacer sospechar leishmaniasis, es otra de las alertas que debe tenerse.

Para eso es necesario: erradicar hojas y malezas de los alrededores de las viviendas y la basura acumulada en nuestras casas. Mantener el terreno y los alrededores de la vivienda libre de malezas y corrales. Los animales domésticos y mascotas deben permanecer alejados de la vivienda durante la noche.

Asimismo, es necesario utilizar repelentes para insectos –sobre todo en zonas con mucha vegetación o selváticas-, también colocar mosquiteros o telas mosqueras, portar camisas de manga larga y pantalones para evitar la picadura del insecto transmisor.

Síntomas

Los síntomas más frecuentes son: fiebre prolongada (más de 20 días), aumento de tamaño del abdomen, pérdida de peso y de apetito, tos seca, diarrea y vómitos. Mientras que en los perros puede observarse: decaimiento, falta de apetito, pérdida de pelo, descamación de la piel (especialmente alrededor de los ojos y en el hocico), crecimiento exagerado de las uñas, úlceras en la piel y hemorragia nasal.